CARTEL “El pan nuestro de cada día”

EL PAN NUESTRO

El autor: Javier Hermida

Retrato marzo 2017 1 (1)

Javier Hermida desarrolla su trabajo en Alcalá de Guadaíra, donde nació en 1962. Se licenció en Bellas Artes en 1985 y desde entonces trabaja como profesor de dibujo. Desde 1990 está destinado en el IES Albero, instituto del que ha sido director entre 2005 y 2012.

Sus primeros pasos como artista se concretan hacia el dibujo y la acuarela, disciplinas que definen a la larga su perfil artístico. Como dibujante trabaja regularmente para empresas de producción audiovisual, museística y de espectáculos (productoras de cine, empresas de diseño y exposiciones, de animación…) Como acuarelista, realiza exposiciones periódicas en las que se aprecia su inclinación por el paisaje y, en menor grado, por la figura humana. Su producción artística, no obstante, se diversifica y extiende más allá de estos territorios pues, por exigencias profesionales o por curiosidad, no existe ámbito plástico que no haya explorado, con mayor o menor fortuna, desde el diseño gráfico hasta la pintura mural, de la animación a la escultura. Su declarado entusiasmo hacia el mundo de la comunicación le ha procurado incursiones esporádicas en la publicidad, el vídeo o el diseño editorial. Si en el disperso equipaje que le define incluimos su irrenunciable condición de profesor, quizá puedan justificarse otras iniciativas que ha acometido, mezcla indefinible entre la comunicación, la pedagogía y las enseñanzas artísticas, como “performances”, juegos de rol o experiencias en la transmisión de valores  y que, en algún caso, han merecido cierta repercusión y reconocimiento más allá del ámbito local, con el que, en cualquier caso, se siente definitivamente comprometido, como maestro y como artista.

Explicación del cartel

El cartel diseñado para el proyecto presenta iguales grados de importancia para sus dos niveles de lectura, a saber, imagen y texto: la imagen elegida es tan relevante como el texto alusivo.

La imagen elegida es, por antonomasia, la idea tópica del pan de Alcalá, es decir, el bollo, su principal ejemplo y, por tanto, su referencia esencial. La fijación y anclaje de la idea de pan (antonomásica) con su procedencia local se define en la cresta de uno de los volúmenes de ese bollo, que representa sin estridencias el perfil del Castillo y la Iglesia de Santiago, perfil típico de la ciudad y, en consecuencia, reconocible de inmediato. La anfibología consiguiente resulta elocuente y fácilmente legible para los alcalareños.

El texto, que complementa el argumento del cartel en su mitad inferior, se estructura en una caja justificada a partir de diferentes cuerpos tipográficos de las palabras del lema seleccionado, “El pan nuestro de cada día”, considerando con énfasis la palabra “PAN”, origen de todo.

El conjunto, imagen y lema, encaja con soltura gracias al fondo tramado (con textura de saco) que reúne icónicamente la composición. El resto de elementos (logos, ocasión, lugar…) se ajustan con facilidad a la hechura maestra, siguiendo sus acordes principales de alineación y de masas compositivas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El cartel:

Anuncios

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: